Crónica IV Subida San Esteban del Valle y Presentación Sanse Racing Team en Aixa Galiana

Hola Amigos.

Después de 1 semana muy intensa con la preparación de la presentación en Ávila del equipo y con la carrera que disputábamos el domingo en San Esteban, al final nos salio todo a pedir de boca y logramos que la presentación fuera un éxito y que ganáramos la primera subida en mi carrera deportiva.

Como alguno de vosotros sabéis, aunque soy abulense vivo en Madrid, concretamente en Moralzarzal. Así que el viernes por la tarde, cuando después de currar nos íbamos a Ávila Eva y yo para preparar el coche y la presentación, en la maldita AP-6 había un atasco monumental, así que ya estábamos nerviosos ya que este retraso seguro que lo pagaríamos. Al final logramos llegar a Ávila a las 20:40 horas, coger el Evo, limpiarlo y dejarlo reluciente, y llevarlo a la discoteca Aixa Galiana donde era la presentación. Cuando llegamos ya nos estaban esperando para meter el coche por la puerta principal, con tan mala suerte que alguien había aparcado en la entrada y nos molestaba. Entre 4 personas “enganchamos” el culo del R-19 y lo movimos lo justo para que el Evo pudiera entrar. Teníais que haber visto la cara de la chica cuando vio su coche de lado en el parking…

A las 23:30 empezó la presentación, viniendo muchos amigos, familiares y aficionados a ver la belleza del Evo 8. Conseguimos que la gerencia del centro comercial El Bulevar nos habilitara una zona para poder hacer un mini slalom para que 4 afortunados elegidos por sorteo tuvieran la suerte de poder montar conmigo en el Evo. Sobre las 2:30 empezó la exhibición, lenta pero sobre todo lo que se trataba era de dar un poco de espectáculo. Creo que la gente salió encantada con los derrapes y regalos (Gracias a Alberto de Bordatol y Borja de Encinar que nos prepararon mochilas, porta móviles, gorras y pegatinas) que repartimos después del mini slalom.

El sábado después de cargar el coche en el remolque nos marchamos a San Esteban del Valle. Llegamos y ya reservamos sitio para colocar el furgón de asistencia y la carpa. Realicé la subida varias veces para memorizarla, y en torno a las 6 de la tarde nos fuimos a verificar. Todo OK, ponemos las pegatinas y los dorsales, dejamos el coche en el parque cerrado, y nos vamos a Navaluenga a dormir.

El domingo madrugamos (es lo único que no me gusta de las carreras, es inhumano levantarse un domingo a las 7) y nos vamos a San Esteban del Valle. Nada mas llegar, estrenamos una carpa nueva para que nos de buena sombra, que nos complica un poco ya que no quiere abrir bien. Después de unos “golpes” y de entender su funcionamiento, conseguimos abrirla y me pongo a ajustar presiones y suspensiones en el Evo. Después de avisarnos la organización de que tienen un pequeño retraso, por fin a las 10:30 empiezo a ponerme el Hans, casco, guantes, me acoplo en el baquet, arranco para que coja temperatura el Evo, me pongo en la fila detrás de mi amigo Fernando Villacastin, que va con el numero 8 y yo con el 7, y ya empieza el típico gusanillo y cosquilleo en el estomago. Tengo que reconocer que esta sensación es única, ya que en ese momento te cuestionas porque lo pasas mal y estas nervioso cuando en teoría estás haciendo algo que te gusta mucho y te hace disfrutar. Aunque llevo 70 carreras, siempre me sigo poniendo nervioso, yo creo que es la tensión, de querer hacerlo bien, no defraudar a la gente y aficionados que me apoyan, y de saber que si te das un golpe, se puede acabar todo ya que no hay más dinero. En fin, me concentro, miro al semáforo, muevo las manos y brazos para calentar algo los músculos…..5, 4, 3, 2, 1 y gas a fondo y si, en ese momento me olvido de todo, y solo quiero correr, apurar bien la frenada, trazar milimétricamente como me enseño mi amigo Nico Arribas, noto en la primera frenada que las ruedas están frías, en la segunda curva voy un poco de lado pero bien, en las horquillas noto que el coche lleva la suspensión demasiado dura y rebota, y casi sin enterarme ya estoy en la parte rápida del final, paso lo mejor que puedo y meta. Doy la vuelta al coche, me bajo, me quito Hans, casco, guantes… y cojo el móvil y llamo a Eva. Está supernerviosa, dice que lo pasa mal en las subidas y que prefiere ir de copiloto porque así lo ve todo. Me pregunta que tal, la digo que bueno, no he ido fino porque notaba muy dura la suspensión y porque no me gusta salir a correr sin calentar ruedas y frenos, cosa que en Montaña no se puede hacer, ya que no hay sitio para hacerlo. Me voy a hablar con mi compis pilotos, Jesús García, Israel García, Ángel Doménech y Fernando Villacastín. Todos comentamos lo mismo, que hace más fresco que el año pasado y que las ruedas tardan más en calentar. Bajamos a la salida otra vez, después de ver pasar a los CM, que la verdad, es una pasada verlos correr, y nos dan los tiempos. Cuando veo la hoja y veo que he hecho el mejor tiempo me alegro un montón, se lo digo a todo mi equipo, que hoy ha venido en masa, y pienso también que estos de montaña son muy puñeteros, ya que en la manga de entrenos siempre se guardan algo, levantan en la última curva…etc. Como yo soy de rallyes, no estoy acostumbrado a levantar, así que he subido lo más rápido que he podido. Hago ajustes en la suspensión para ablandarla, me ponen cámara interior para grabar la subida, y ya estamos otra vez en la salida. Voy a intentar subir un poco mas rápido, pero sin arriesgar el coche, y al final hago el mejor tiempo ganando a Jesús García por 110 centésimas, y a Fernando Villacastin e Israel García por algo mas de 1 segundo, empatando ellos a la centésima y todo….Q lucha mas bonita!!!. En la segunda subida oficial intento mejorar algo, pero al final todos empeoramos los tiempos, nose si quizás debido al calor o porque todos quisimos correr más y lo hicimos peor, a veces pasa eso. Fue muy bonita la bajada, con todos los aficionados aplaudiendo a los participantes, los amigos felicitándome y sobre todo cuando llegué a la asistencia, y todos los miembros de mi equipo estaban esperando y aplaudiendo a rabiar. En ese momento me emocioné, fue muy bonito y por estas cosas merece la pena sufrir y luchar en las carreras.

Ahora tenemos el ralllye de Talavera y luego la subida a Leitariegos, que es en casa de mi preparador Roberto Méndez y le encanta que todos sus pilotos vayamos a correr “su carrera”. Después 1 fin de semana de descanso y a preparar el rallye de Ávila, que este año es el 18 de agosto.

Saludos Racing.

Subida San Esteban

Subida San Esteban 02

Comentarios

You must be logged in to post a comment